viernes, 27 de diciembre de 2013

#1

Hechicera encantadora,
invisible y relevante:
viste palidecer mis ojos ante ti
y sin mayor reparo
señalaste la ruta inhóspita

vivo un vértigo enfermizo,
un caos desvanecedor
el karma de los que aman sin licencia...
y sin medida

en la distancia,
anhelo, suspiro;
en la cercanía,
tiemblo, temo, contemplo,
me desahogo.

mil palabras a un mismo sentir,
mil colores a un mismo vivir,
y en la encandecencia de mi soledad
tus matices así me lo confieren.




E.

No hay comentarios: