viernes, 27 de diciembre de 2013

#4

Dale a tus zapatos
el brillo de tus ojos,
que la noche no se espaante
ni enceguezca con tu luz

mil luciérnagas te rodean
y mil más te alaban en mi mente
mil rosas has pisado
y mil más te han de guiar

día tras día
noche tras noche,
te escondes, te apareces
te condensas, te evaporas
te derrites, te congelas...

vivo explosiones e implosiones
más de tres he padecido
y tu imagen sigue intacta
sin que por ello me derrumbe.



E.

No hay comentarios: